Higos en almíbar


Aproveché unos higos que nos dio una amiga de mamá.
Haciéndolos en almíbar, tal como indica la receta, quedaron exquisitos.
Los higos estaban sanos y firmes, los lavé bien y los pinché con un escarbadientes.
Los coloqué en una cacerola y los cubrí con agua para que largaran esa especie de leche que contienen a la altura del cabito.
Los cambié dos o tres veces de agua y la deseché cada vez, luego les di un hervor en agua limpia con una pizca mínima de sal, para que realzara su sabor.
Por último preparé el almíbar y coloqué cuidadosamente los higos cocidos y escurridos.
El almíbar lo perfumé con esencia de vainilla, una cascarita de limón y otra de naranja.
Los dejé unas horas antes de darles su primer hervor.
En el día les di tres o cuatro hervores, apagaba el fuego y esperaba que enfriaran antes de volver a cocerlos.
Al día siguiente repetí la operación otras tantas veces hasta conseguir el punto justo.
¡Sensacionales!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

realmente se ven espectaculare,voy a probar hacerlos,sería bueno saber cúanto tiempo se conserva y si hay que mantenerlos en la heladera.muchas gracias por la información

Teresita dijo...

Quedan exquisitos; en casa no les damos tiempo para que se pongan mal.
Los guardo en la heladera y los consumimos rápidamente.
Sin embargo se pueden conservar muy bien, en lugar seco, fresco y oscuro, en un envase hermético y en lo posible esterilizado.
Podes ver como hacerlo en: http://www.recetasteresita.com.ar/abc-en-la-cocina/metodo-appert/
Atte